Ciertamente, sin ser deseable el dolor, no deberíamos amputarnos la capacidad de sufrir

o lo que viene a ser el capítulo

(Ya me gustaría a mí hablar de sexo en Internet)

Anuncios