Escribo relativamente poco.

Escribo muchas cosas. Debería posiblemente concentrarme más. Pero es difícil.

Digamos que todo cuanto llevo entre manos, el proyecto tronco es Pop-pins. Desde aquí afloran otras cosas, que van encontrando su espacio. Escribo con lentitud un par de poemarios. Y escribo en Un blog para Daniel, que para mí es importante y hoy por hoy me parece que sigue siendo necesario y conveniente.

Y ahora voy co-componiendo guiones para Electroletras.

Al final, entre tantas cosas, quizás no sé.

Desde luego Pop-pins se resiente. Básicamente se va quedando atrás.

Pero creo que no es únicamente por falta de tiempo o dedicación. Es además por una cierta inadecuación de objetivos y medios (terminología repollo del management)

Creo que en Pop-pins vamos a dar un auto-golpe de rumbo. Pero lo estoy pensando. Santo Cortázar, no me abandones…

Ahora juego un poco con lo que hay. Desvelo frases del texto en Twitter. Desvelar (descubrir, no dormir), debelar (derrotar)

Poca cosa. Escribo poco.

Anuncios