Esta tarde he corregido un poco uno de los dos capítulos que subiré el próximo domingo (o si no me da tiempo, que espero que sí, el lunes). Se llama La Barraca. Un título que puede evocar múltiples eventos. He buscado elementos para que funcionen como llaves de lecturas. La Barraca hace referencia a unos años dolorosos, pero esperanzados. Los años 80 del siglo pasado. Al principio. Plena Transición española, y olé.

 

No como estos de ahora. Enormemente dolorosos, y con casi ninguna esperanza evidente. Hay que reinventarlo casi todo. Como tardemos mucho en hacerlo, quizás no dé tiempo. No es alarmismo. Es percepción de algunos síntomas.

Como siempre la ciencia ficción podría resultar clarividente. Acabará resultando inevitable la mezcla de tecnología y estructuras medievales que muestran muchas obras referidas al futurible de la humanidad.

Volviendo. La Barraca es uno de los próximos capítulos. La confabulación de los Rover, el otro. Orden alfabético para los capítulos ya escritos.

Voy corrigiéndolos. Lo cual no quiere decir que no vayan a seguir siendo corregidos.

Anuncios