Esta canción tiene que servir inevitablemente como punto de entrada al capítulo que lleva el mismo nombre, y que puede leerse solamente en el libro “Territorio Pop-Pins”, aunque ciertamente podría servir de introducción sonora cualquiera de las innumerables referencias que las ondas guardan de un increíble, pero nada determinante, 1968.

Anuncios