Buscar

Proyecto Pop-Pins

Etiqueta

Luisamiñana blog

Pop-pins háptica

De camino de vuelta a casa, después del trabajo, he pensado que el post que he colgado en Luisamiñana.blog concierne por igual al making on. Así que, enlazo:

http://luisamr.blogspot.com/2011/04/notebook1-puentes.html

Ochenta y más

Una amiga me decía hace unos días que las mujeres de mi/nuestra generación (gente nacida en torno al año 1960, o sea gente muy joven en los años 80 – década de “plasti-glas”) somos gente -nosotras, las mujeres- que han perdido un buen puñado de oportunidades.  Seguramente también los hombres. Pero por razones sociales y políticas, nosotras más (no me cabe duda).

Quiero ser un bote de Colón (la canción, y también el capítulo en Pop-pins) es una micro-historia que refleja esa pérdida. Ya lo comenté en un post anterior. Por lo que habréis visto, queda claro que hay contenidos en Pop-pins que desde luego tienen que ver con mis propias experiencias. En ese sentido, creo que Pop-pins  es un texto en cierta forma generacional y con una visión descaradamente de mujer, aunque confío en que sea inteligible para toda la gente (el orden de los factores -sexo y edad- sí altera siempre el producto, pero eso no debería importar: la creación exige un esfuerzo y el lector/espectador debe ser igualmente partícipe esforzado: ya vale de pedir productos blanditos y fáciles: no puede ser tanta acomodación, no puede ser— nos volveremos tontos, ay).

Que las mujeres que fuimos muy jóvenes en los años 80 pertenecemos todavía a una generación de las renunciadoras me lo decía esa amiga el otro día, sentadas ambas frente a mis padres, aguardando en la consulta de su nueva médica de cabecera.  Es éste un tipo de quehacer que a las mujeres nos sigue correspondiendo más frecuentemente y mayoritariamente: carga sobre carga, deslizándose entre nuestras costillas, seguramente tanto por la perduración  de determinadas inercias grupales durante siglos como por la facilidad con que los hombres aprovechan la diferencia de sensibilidad y percepción entre nosotras y ellos  (hablo en general) ante determinadas situaciones para proseguir en su inveterado escaqueo ancestral.

Hace años, un antiguo jefe que yo tenía en mi trabajo “profesional” (la diferencia entre mi “trabajo profesional” y mi “trabajo literario” no la marco yo: me tomo ambos bastante en serio; la marcan quienes sí me pagan por uno y quienes no me pagan -salvo momentáneas excepciones- por el otro) me hablaba de un compañero recién incorporado: es un chaval muy inteligente y capaz, aunque tiene un defecto: está demasiado involucrado con su familia, le dedica mucho tiempo.

Sé que el tiempo transcurrido desde entonces ha traído ciertas modificaciones positivas (para el conjunto de los grupos sociales occidentales) a esa actitud masculina. La separación neta entre actividades privadas y laborales y sociales era propia de una sociedad en la que los géneros tenían adscritas tareas muy diferenciadas en el conjunto. Conforme las mujeres hemos ido incorporándonos a las funciones laborales y de representación grupal, hemos tenido que desarrollar fórmulas de compatibilización de éstas con nuestras tradicionales tareas privadas. Y creo que poco a poco los hombres también se van dando cuenta de que la multi-tarea es posible. Afortunadamente, la tecnología ayuda.

Digo todo ésto, porque como siempre ando quejándome de mi intermitencia literaria, de mi carga de tareas, etc, etc , pienso que quizás será bueno aquí exponer con cierta claridad que esa intermitencia no se debe en absoluto a arrebatos de temperamento, a depresiones cíclicas, a dudas existenciales o no existenciales… se debe simple y llanamente a que no me da de sí el tiempo, a que cuando tengo un rato, a menudo, estoy agotada.  Porque la vida a ras de suelo, existe, y yo no sé soslayarla (tampoco quiero, claro).

Y digo todo ésto para que se perciba la vida multi-tarea. En Luisamiñana.blog hice referencia hace unas semanas a esta afirmación de la escultora Anna María Maiolino:

(Maiolino) ha afirmado también que en todo caso la impronta femenina de su creación artística consiste en la ausencia de jerarquía, porque la mujer da la misma importancia a todo lo que hace y todo lo que le interesa, la mujer trabaja entre cosas

Suscribo, suscribo, suscribo.

Y digo ésto, porque no quiero que la multi-tarea siga suponiendo una pérdida de oportunidades.  Me canso de ello. Y digo ésto, porque quiero reconocimiento para esa multi-tarea (no hablo de mi caso especialmente; hay multi-atareadas mucho más estresadas que yo). Y digo ésto porque seguramente todavía lo práctico tiene una consideración mucho menos delicada que lo intelectual o lo ejecutivo; y sin embargo, ya se sabe: dejemos de ejecutar lo práctico y la vida intelectual  se volverá mineral.

Y digo ésto, porque me canso de que el silencio de las mujeres de una época pasada (uno de los temas de Pop-pins: ya habréis ido viendo que Pop-pins es multi-temática) se haya convertido en silencio respecto a cuestiones como ésta de la multi-tarea.  Yo lo veo  así.  Es una percepción que advertí con claridad (quiero decir con encarnadura – que no es lo mismo ésto que haber pensado en ello) hace unos días, mientras cerraba el capítulo Ojalá que a mi madre le hubiera gustado el cine: lo advertí pensando en la vida de las mujeres que fueron de la manera en que lo fue mi madre (a la que veía a sus ochenta años sentada en frente de mi, aguardando su consulta con la médica de cabecera),  y pensando en esa actitud de ellas, una actitud que nos dejaron como legado, y contra la cual hemos debido luchar nosotras (las que fuimos muy jóvenes en los años 80) toda nuestra vida. Y aún estamos en ello: tiene narices.

Por éso, digo que todo ésto que cuento aquí también es make on de Pop-pins un (muy largo make on).

arquitectora mejor

En los últimos tiempos a menudo me veo más capaz de proyectar un rascacielos que de escribir una novela.

Claro que, sé lo que cuesta escribir una novela. Sólo lo he hecho una vez (de manera muy duradera, por lo de siempre: tareas versus trabajo literario). Pero ya puedo calibrar: soy perspicaz.

Evidentemente, sólo imagino lo que cuesta proyectar un rascacielos.

 

Y aun así, me parece más fácil hacer cálculos para el rascacielos que para esta Pop-pins,

¡leche!

aunque fuera el rascacielos más alto del mundo: el MAS —-> luisamiñana.blog

 

 

Viaje o tiempo

Un viaje en el tiempo. Curioso.

Eso decía Ybris -grande, Ybris, siempre atento- en el comentario a la última píldora pop-piniana radiofónica.

Yo no sé si es curioso el hecho de que en su deriva radiofónica Pop-pins haya terminado por configurarse como un experimento literario que usa el viaje en el tiempo para encontrar sus argumentos; los argumentos que le permitan a Helia Alvárez trabar un mínimo sentido a su reto narrativo (un reto en el que se ha metido de una forma un tanto irresponsable, quizás). Reconozco que eso yo no lo tenía demasiado previsto (lo del viaje en el tiempo, digo). A pesar de que la novela esté pensada sobre una excusa narrativa que tiene algo que ver con viajar por el tiempo (no tanto en el tiempo), como es la hypnopompia. Pero, seguramente porque la radio predispone a ir “un poco más allá”, ha sucedido que la situación primordial en los guiones para TEA FM es un auténtico viaje en el tiempo de Helia y Mary Pop-pins en persona.

Tampoco tenía prevista la aparición tan sustancial del personaje Mary Pop-pins. A pesar del títrulo de la novela. Pop-pins en la novela es más bien una especie de metáfora, algo que funciona como referente general, porque todos conocemos la historia, las características del personaje, sus habilidades y poderes, etc, etc. Pero de nuevo, he de decir, en los guiones Mary Pop-pins pidió su sitio: dejo de ser representación para ser presentación, para ser una vez más personaje conductor, igual de sabionda ella que siempre la hemos conocido, aunque algo más indecisa, despistada, irreverente e incluso un puntito liante.

Tengo claro que este asunto de viajar en el tiempo (como a muchos) me ha fascinado desde siempre. En Luisamiñana.blog ya he mencionado mi afición a la serie de televisión sesentera “El túnel del tiempo”. Y siempre me ha  mosqueado mucho el hecho de que tuviera que dejar de verla justamente en un episodio que iba de un viaje al futuro, con seres extraterrestres incluidos. Viajar al futuro no era en la serie tan habitual como viajar al pasado. Yo deje de ver ese episodio debido a mi  traslado desde Barcelona a Zaragoza. Y me mosqueé porque yo ya entendía que ese traslado era un viaje al futuro, dicho de alguna manera. Las casualidades son fascinantes: porque son casualidades que uno entiende en cuanto se formulan debido a nuestra capacidad de relacionar cosas y sus sentidos. En el fondo ese es el ejercicio que quiero hacer en Pop-pins, si la puñetera vida me deja. Y si no me deja, no será por culpa suya, sino mía, que no sé concebir algo más importante que la vida día a día.

Para quienes no visitéis Luisamiñana.blog y no conozcáis o recordéis la serie “El túnel del tiempo”, dejo por aquí un youtube y un enlace, mientras yo me pongo ahorita mismo con la píldora 8 del radio-teatro, que se la debo a Chusé Fernández, el gran hombre de la radio con imaginación:

 

http://es.wikipedia.org/wiki/El_T%C3%BAnel_del_Tiempo

Aunque lo realmente fascinante son las posibilidades tanto reales como metafóricas de las hipótesis científicas que sustentan el modo en que ese viaje en el tiempo podría llegar a realizarse. Tendré que conformarme con las metafóricas, lo sé. Lástima.

 http://ver-documentales.net/ciencia-al-desnudo-la-maquina-del-tiempo/

Vamos volviendo

Ya lo he dicho en mi página personal (Luisamiñana.blog —->http//luisamr.blogspot.com), he dicho que

la realidad absorbe una buena parte de mi atención en estos tiempos (mucha de mi atención, más de lo que ya casi siempre lo hace) /7

 

que te toque vivir una época como ésta no deja de ser un privilegio (si no fuera porque podemos acabar en la ruina caracolera todos -ruina moral incluida), puesto que no todas las generaciones tienen la posibilidad de protagonizar y asistir a cambios tan decisivos para la civilización como estos que se ha iniciado en las últimas décadas—

 

están ocurriendo muchas cosas.

Los historiadores saben que cuando concurren muchos procesos de diferente signo en un mismo momento (incluido este invento -pero menos- de Wikileaks- , algo gordo sucede /7

y

etc, etc

puesto que no voy ahora y aquí a intentar ningún análisis (no soy capaz)

 

digo que la realidad me distrae: siento obligación personal y ciudadana de esa distracción; y también me distrae de Pop-pins y de otras literaturidades mis asuntos más próximos (que ya he traído a colación -como se bien dice- en otros momentos), aunque sobre todo distrae mi tiempo (en el sentido de distraer latrociniamente)/7

y

sin embargo,

Pop-pins existe, es, tiene voluntad de ser (e incluso es muy posible que esta realidad acuciante la alimente y la vitaminice y ponga en su hematograma una cierta cantidad de bilirrubina -la precisa.

 

Vamos volviendo.

 

Mañana:  radio: teatro (TEA FM: sexto capítulo, del Dandy Warhol al pasado zgzano via teleVeo)

 

Volviendo estamos.

 

Salud, amigos.

 

 

 

 

 

 

 

Vida vitafaga

Alguien que se llama -o así dice- Orapma (un nombre que a mi me sugiere budú) ha escrito en su blog: “la vida se me come”. Lo que me ha extrañado es no haber encontrado más referencias para la frase/

 

(bueno, sólo he buscado con Google, entre comillas, eso sí)

 

Y me ha extrañado porque seguro que es una sensación compartida por millones. De tan compartida, parece normal. Claro. Pues no lo es. Lo que quiero decir está más o menos expresado en la entrada que hace un rato he añadido a mi blog personal (Luisamiñana).

 

Y lo que aquí nos concierne es que esta semana ha sido de parón total para Pop-pins, o casi. ¿Nada más empezar?, preguntará alguien, seguro. Y añadirá(pensará): pues vaya proyecto de habas. Bueno, así es la vida de los pluriempleados, pluriresponsabilizados, pluriatareados: una vida vitafaga.

 

No puedo escribir por encima de mi misma (que no soy únicamente yo). Pero para estas cosas existe este blog. Para contar estas y otras vicisitudes.

Además, a pesar de la vida vitafaga, pensar se puede. Y si una va pensando, genera actitud, genera cuerpo de escribir. Lo cual es sumamente decisivo (al menos para mi). Generando cuerpo, pues.

 

Una buena noticia sí que tengo: el martes grabaremos los tres primeros minicapitulos encapsulados del proyecto pop-pins radiofónico. Serán muy cortitos. Pensé que era mejor así. Textos dramáticos cortos, de diálogos algo pajoreros. Pero ahora creo que quizás sean demasiado cortos. No sé. Es dificil acertar en esta época con la dosificación adecuada para que la gente escuche sin presión y con ganas… Tengo muchas ganas de ir al Centro de Tecnologías Avanzadas el martes, donde el Taller Creativo de TEA FM va a grabar esos diálogos en los que se va explicando un poco de qué va ésto de Pop-pins. Os puedo contar que como dramatis personae aparecen algunos nombres que estarán en el texto novelado: Helia, Mary Pop-pins (claro), Albertina, un editor (que no sé si estará en la novela, creo que no), en fin… Escribir esos miniguiones para la radio me ayudó mucho para lo de coger cuerpo… Y pensar esta semana de dique seco en cuanto a escritura, también.

 

He pensado, por ejemplo, que en realidad lo único que seguramente quiero es plantearme una vez más la cuestión de cuántas maneras de ver una misma cosa hay, cuántas realidades, cuántos caminos… llegas a uno y surge otro… Quizás.

 

Por ejemplo, la semana pasada en Trasmoz (donde escribí esos tres primeros miniguiones radiofónicos), miré mucho el paisaje, y vi el paisaje de muchas maneras. Yo, una. Maneras, muchas. Y a mis maneras, sumemos las maneras de F. que estaba conmigo y también miraba… Y las de quienes han estado allí antes. Y las de quienes estarán… Y entonces: cuántos paisajes se contemplan en el tiempo de La Casa del Poeta de Trasmoz… y con los ojos colocados en el mismo vértice… Hablo de maneras de ver como hechos físicos, no figurados, entiéndaseme, no literarios meramente, no filosóficos. Hice fotos. Les he puesto nombre. Por ejemplo:

 

a esta manera le llame Quijote contra Gigantes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

y a esta otra Lo que cabe en una mano huesuda

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                 La cuestión es que lo que es totalmente necesario para que aparezcan las distintas maneras es el factor tiempo. El factor tiempo va a ser muy importante en Pop-pins. En todas las maneras.

 

Otra cosa que hemos hecho, sobre todo Emilio Gil, Jio Plica Zaragózame /(pinchad el enlace de la derecha) – es trabajar en este nuevo y espero definitivo alojamiento para Pop-pins. Emilio ha hecho la casa y la mudanza. Y yo me he dedicado a pedirle cosas, en plan pelma. Gracias, friend.

 

 

 

 

 

 

 

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: