Buscar

Proyecto Pop-Pins

Etiqueta

Making on Pop-pins

Making on: ya me gustaría a mí hablar de sexo en Internet

Si no fuera porque es lo que hace la mitad de la humanidad, me quejaría hoy, esta noche, de estar tan cansada -hoy y casi siempre-, de que este cansancio no me deja escribir lo que debería. Si no fuera porque la otra mitad de la humanidad se queja de estar sobrepasada por sus actividades y responsabilidades,  lo haría yo también ahora y aquí.

El próximo capítulo de Pop-pins está a medias. Tendrá que ser ya para dentro de unos días. Aunque no dejo de pensar en cómo proseguirlo. Lo que está escrito iba a ser el comienzo, pero ya no. He bocetado un par de párrafos para ponerlos por delante. Y luego, ya no sé. El título es un poco largo: Ya me gustaría a mi hablar de sexo en Internet.

Mientras consigo el tiempo suficiente y la disposición adecuada para concluirlo, haré tareas más mecánicas, como maquetar la Revista Imán (para la que estoy escribiendo un artículo sobre nuevos soportes y nuevas formas de lectura), intentar colgar libros de Literatúrame! en Amazon y maquetar una portada de un libro para Sabara.

Lo mejor de hoy: que me lo he pasado muy bien escribiendo un comentario sobre mi experiencia de lectura de El niño que robó el caballo de Atila, y sobre todo el rostro iluminado de Daniel, mientras escuchábamos-veíamos parte de Las bodas de Fígaro, de Mozart; luego hemos bailado Danubio Azul, que siempre le ha gustado mucho.

in memoriam

 

a sido imposible reservar un mínimo rato por la mañana para subir esta nota en el making-on de Pop-pins.

Quería contar que la semana pasada he estado bastantes horas en el hospital. Estuve acompañando a una persona mayor de mi familia. Es algo a lo que estoy absolutamente acostumbrada. He pasado horas y horas dentro del hospital con diferentes personas mayores de mi familia. Sobre todo con mi padre.  Con él fueron muchísimas a lo largo de mucho años. He vivido y vivo con mis mayores constantemente a su lado el regreso a la fragilidad, a la indefensión. Y me empeño, creo, en cierta forma, en defenderles.

También he dedicado bastantes horas a comprender el desarrollo de las vidas de estas personas, tan cercanas y tan desconocidas. No ha sido habitual comunicar mucho entre la gente de la generación de mis padres. Han narrado algunas pequeñas historias. Pero  he percibido siempre una tenaz resistencia a hilar unas cosas con otras, a contar en profundidad. En todos los mayores he visto asomar la incomodidad ante ciertas preguntas. También el dolor.  Han tenido vidas muy difíciles. Pienso que sienten bastante dolor, a veces también vergüenza. Igualmente he creído oler el rencor o al menos el resquemor amordazado.

Pop-pins viene en su remoto origen de la mano de todas estas sensaciones. También de la dedicación a la que me he visto obligada para  intentar desentrañar situaciones, razones, causas, consecuencias. Su silencio ha sido determinante en nuestras vidas, que vienen tras las suyas.

Durante el lento proceso de Pop-pins se han ido dos de “mis yayos” (así son conocidos en mi entorno). Se fue Consuelo, la madre de mi compañero y medio-madre mía, y se ha ido mi padre. Pop-pins está dedicada a su memoria y a mi sin-memoria, esa que ellos no quisieron o no pudieron convertir en memoria, por la que sigo preguntándome un montón de cosas. Supongo que continuaré.

Punto de fuga

Este será el título del próximo capítulo a escribir en Pop-pins. No el que subirá a la web. El que voy a escribir.

Un punto de fuga, en un sistema de proyección cónica, es el lugar geométrico en el cual las proyecciones de las rectas paralelas a una dirección dada en el espacio, no paralelas al plano de proyección, convergen. Es un punto impropio, situado en el infinito. Existen tantos puntos de fuga como direcciones en el espacio

He ido pensando, desde esta definición wikipediana, en el error tan tremendo de la cultura occidental de los últimos siglos, haciendo pasar por única verdad lo que sólo ha sido una magnífica edición de la apariencia

Punto de fuga, capítulo, viene a ocupar su lugar en Pop-pins, no se crea otra cosa, por la urgencia que marca la actualidad. Porque la narración de Pop-pins no tiene necesariamente una línea final. Es una novela abierta, muy permeable. Y digo esto, porque tengo ya todos los esquemas y documentación necesaria para abordar otro capítulo, que se llamará muy seguramente “París, España”. Pero ahora Punto de fuga, que será en la novela un capítulo que ocurre en un futuro. En Punto de fuga se habla de ahora. Y los que hayáis leído algunos de los capítulos ya colgados ya sabéis que Pop-pins se está escribiendo exactamente el 22 de julio de 2012.

Punto de fuga.

No espectacular

Mientras voy corrigiendo el próximo capítulo a incorporar y voy haciendo otras cosas, como preparar guiones para Electroletras, voy pensando en este Proyecto Po-pins, que sé que decepcionará al público que sólo busque espectáculo. Adolezco de conocimientos computacionales suficientes como para dar lugar a un producto high tech. Tampoco para Pop-pins me interesa una superproducción. Me quedo con algo así, en plan almodoraviano de primera época. Cuatro trastos y a rodar. Me interesa ver cómo puede comportarse el lenguaje puramente escrito-literario sometido a las nuevas coordenadas del polimorfismo, los sistemas abiertos, la lectura que ya no es lectura strictu sensu…

Y vale hoy. Me duele la cabeza.

Preparando capítulos para la próxima entrega

Esta tarde he corregido un poco uno de los dos capítulos que subiré el próximo domingo (o si no me da tiempo, que espero que sí, el lunes). Se llama La Barraca. Un título que puede evocar múltiples eventos. He buscado elementos para que funcionen como llaves de lecturas. La Barraca hace referencia a unos años dolorosos, pero esperanzados. Los años 80 del siglo pasado. Al principio. Plena Transición española, y olé.

 

No como estos de ahora. Enormemente dolorosos, y con casi ninguna esperanza evidente. Hay que reinventarlo casi todo. Como tardemos mucho en hacerlo, quizás no dé tiempo. No es alarmismo. Es percepción de algunos síntomas.

Como siempre la ciencia ficción podría resultar clarividente. Acabará resultando inevitable la mezcla de tecnología y estructuras medievales que muestran muchas obras referidas al futurible de la humanidad.

Volviendo. La Barraca es uno de los próximos capítulos. La confabulación de los Rover, el otro. Orden alfabético para los capítulos ya escritos.

Voy corrigiéndolos. Lo cual no quiere decir que no vayan a seguir siendo corregidos.

Necesito correctora

La siguiente acción absolutamente necesaria para el Proyecto Pop-pins, sobre todo para la novela Pop-pins, es que llame a Marisa Lamarca para que vigile muy de cerca la ortografía y la gramática. Porque de vez en cuando se cuelan monstruos tontos que pueden arruinarte un trabajo.

Menos mal que hay amigos atentos, que con extremada delicadeza te dicen, eh… que has puesto, y a lo mejor…. Yo lo agradezco, de verdad, porque tengo un poco de dislexia semántica… Gracias, Sergio. Borao.

Me gusta la gente “colaborativa”.

Lo digo absolutamente, en serio. Porque sé que habrá quien dirá: ironiza, la mentecata. Pues no.

Reclutada quedará Marisa en breve, ya. Con ella vigilando las letras dormiré mucho más tranquila.

TheatreLand Proust, primer capítulo de Poppins

He subido el capítulo inicial: TheatreLand Proust.
Explico en la Introducción de Proyecto Pop-pins que este es el único que debería tener una ubicación fija: su condición de capítulo inicial viene determinada por la necesidad de ofrecer algunas coordenadas (poco coordinadas) a las lecturas subsiguientes. En unos días confío en subir un puñado de capítulos, con sus llaves, su banda sonora, etc. Para iniciar el juego. Luego, iremos capitulo a capítulo, por entregas, como todo en la vida, como toda la vida.

Hay muchas formas de vivir, hay muchas formas de publicar, de editar, de leer, de escuchar. Casi todas valen.

introducción

Pop-pins siempre tuvo voluntad de mutar y de interconectarse. Empezamos siendo simplemente una novela en marcha, es verdad, con un prefacio transmedia en formato radioteatro. Algunas piezas de la novela han ido apareciendo aquí y allá en el blog que sirve como making-on. Pero los personajes, la historia y yo misma no nos sentimos del todo bien en este planteamiento. Necesitamos algo un poco más arcilloso, más moldeable, siguiendo la profética tradición rayuelística, de tan fértil antelación. Queremos algo más que una narración plana en dos dimensiones. Queremos todas las dimensiones que las posibles lecturas vayan constituyendo, porque si la realidad viene definida por el sujeto que adquiere y elabora su conocimiento, más aún la ficción, que no es sino una vertiente más de la llamada realidad. “Nuestra interacción con el mundo es fundamental para que surja el propio mundo, y no se puede hablar de él independientemente de eso” (Vlatko Vedral, por ejemplo en esta página: http://www.tendencias21.net/Nuestro-universo-es-solo-informacion-cuantica-segun-Vlatko-Vedral_a11593.html; palabra de informador cuántico, que ya anticiparon en illisimo tempore los poetas, y les llamaban alucinados y culosdemalasiento, oigan, como poco). Bien. Sigamos.

————————————

Volvemos sobre ¿Qué es Pop-pins?

Al principio de lío Pop-pins, yo contaba cosas como estas – acerca de lo que podíamos pensar y explicar sobre este nombre Pop-pins, así. Es una página del making-on que enlazo: http://pop-pins.es/about/ (about, o sea ¿qué es Pop-pins? – bueno quizás ya no es todo lo que ahí se dice, pero no importa, forma parte de)

Luego, he ido diciendo algunas cosas más humanas. En la tele:

http://pop-pins.es/pop-pins-en-aragon-tv/

En la radio:

http://pop-pins.es/pop-pins-en-aragon-radio/

En el I Congreso Internacional de Radioteatro, organizado por TEA FM:

http://www.ivoox.com/podcast-i-congreso-internacional-radioteatro-zaragoza_sq_f136687_1.html

—————————————

Y ahora, debido a esta necesidad de modelaje y de encarnación, vamos a intentar convertir Pop-pins en una novela en marcha, con su making-on, y al mismo tiempo en una novela metamórfica y a la vista.

En marcha > todo cambia

Escribo relativamente poco.

Escribo muchas cosas. Debería posiblemente concentrarme más. Pero es difícil.

Digamos que todo cuanto llevo entre manos, el proyecto tronco es Pop-pins. Desde aquí afloran otras cosas, que van encontrando su espacio. Escribo con lentitud un par de poemarios. Y escribo en Un blog para Daniel, que para mí es importante y hoy por hoy me parece que sigue siendo necesario y conveniente.

Y ahora voy co-componiendo guiones para Electroletras.

Al final, entre tantas cosas, quizás no sé.

Desde luego Pop-pins se resiente. Básicamente se va quedando atrás.

Pero creo que no es únicamente por falta de tiempo o dedicación. Es además por una cierta inadecuación de objetivos y medios (terminología repollo del management)

Creo que en Pop-pins vamos a dar un auto-golpe de rumbo. Pero lo estoy pensando. Santo Cortázar, no me abandones…

Ahora juego un poco con lo que hay. Desvelo frases del texto en Twitter. Desvelar (descubrir, no dormir), debelar (derrotar)

Poca cosa. Escribo poco.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: