Buscar

Proyecto Pop-Pins

Etiqueta

Tea FM

Broad Pop-pins casting

http://aragonhoy.aragon.es/index.php/mod.global/mem.galeria/relmenu.57

En ese enlace de ahí arriba podéis, si queréis, descargar el contenido y programa de las 48 horas de radio creativa que TEA FM va a llevar a cabo con motivo del Día Internacional del Broadcasting o Creación Radiofónica. Es un evento promovido por la Asociación JEL (Jeux en laboratoire), una asociación francesa que promueve el arte contemporáneo mediante la organización de ventos culturales y el desarrollo de proyectos artísticos.

Las 48 horas empezarán a las 00.00 del día 3. Este día TEA FM emitirá un montón de programas creativos, talleres, colaboraciones de artistas, escritores, amigos… Yo estaré haciendo lo que pueda un ratillo a

eso de las 19 horas. Sé que me lo pasaré muy bien.

El día 4 emitirán conjuntamente más de 40 emisora de todo el mundo.

Los diez o quince minutos que generosamente me han dado, hablaremos del proceso de creación de Pop-pins, en el que, como bien sabéis, TEA FM colabora muy principalmente a través de la Pop-pins radiofónica.

En esta foto, donde aparecen algunas de las personas cruciales de la aventura TEA FM, veis el estudio donde se llevan a cabo las grabaciones de Pop-pins radio-teatro.

Pop-pins radio 9

Pop-pins radio capítulo 9, con la inestimable colaboración de elenco de voces de TEA FM, y la coordinación de Chusé Fernández.

Interruptos pero menos

Hablo (Facebook mediante) con Chusé Fernández por otros asuntos diferentes a Pop-pins que nos ocupan y me cuenta que están de obras en el estudio de TEA FM – Centro de Tecnologías Avanzadas. Vamos que están líados: obras tengas y las acabes y sean para mejor (podría ser una maldición equivalente a la tradicional de “juicios tengas…”); u obras con sarna… En fin: deja ya de pensar chorradas, Luisa.  El estudio de TEA FM se merece crecer y crecer…

Me cuenta Chusé que en tal situación en la que se hallan no podrán grabar Pop-pins hasta finales de mes. Le digo que, dada la naturaleza interrupta de este proyecto, esta nueva vicisitud cuadra bien. Yo también he tenido estas dos últimas semanas bastante aparcada la cosa pop-pins debido a que me ha secuestrado mayormente casi la totalidad de las neuronas de que dispongo un proyecto web de alto calibre (y que aquí no viene a cuento, pero que lo nombro para que se sepa el contexto en el que estamos). Aún durará unas semanas más la ocupación intensiva, pero confío en que ya no venga acompañada por la aducción temporal y mental a la que he sido sometida.

Como hoy tengo migraña y ha llovido, he aparcado tareas urgentes (esas que siempre impiden las importantes) y me he reposicionado respecto a Pop-pins. No me queda más remedio que volver a leer todo lo escrito. Como esta novela carece de “últimos párrafos escritos”  no me vale con releer el “por donde iba yo”. Debo por lo menos  retomar consciencia de todas las partes  y todos los textos existentes hasta el momento. Bueno, creo que ya está. Así que reanudaré la escritura. Para no someterme al blanco, he optado por continuar el trabajo adaptando un texto de la segunda o tercera versión-planteamiento que he ido haciéndome para los pop-pins (como llama una buena amiga a esta aventureta). Me interesa la situación que se plantea en el capítulo, porque ya he visto que teniendo una apariencia anodina es, sin embargo, un punto bastante filipino. Coordenada espacio-temporal: inicios de la 2ª República, en la cola del cine. Ya hablé de él en otro post.

/Acotación/

Estoy oyendo de fondo (tv) a un cantante setentero: Lorenzo Santamaría (“Si tú fuera mi mujeeeerrrrr”: ¡hosti!, un par de secuencias casi cinematográficas acuden a mí –> los setenta (años) del siglo pasado son bastante importantes para los pop-pins).

Uauuu: pongo static-video (al loro: pandereta, platillos volantes, girls…¡jope!: http://www.youtube.com/watch?v=REKSLve7kZY

Magic Radio Welles

Hace un par de días le envié a Chusé Fernández (coordinador de TEA FM y del Taller de Radio Creativa) el capítulo 9 de Pop-pins radio. Mi compromiso en Facebook era escribir el post ayer, pero no pude. No pude, no. Ya sabéis que en Pop-pins es imposible ni llegar a tiempo, ni prometer, ni saber qué pasa en realidad.

Bueno.

Pop-pins, radio: Creo que cada vez me salen guiones más largos. Me divierto. Para mí es un esfuerzo absolutamente lúdico. Aunque es cierto que este capítulo 9 se me atascó. Acaso no por la escritura en sí. Ni por el tema. Ni por los personajes. Más bien, seguramente, porque yo no conseguía enfocar.

Soy menos que neófita en ésto de escribir cosas para radio. En realidad hago lo que puedo. Me da un cierto apuro siempre mandarle a Chusé los simulacros de guión que perjeño. Pero aun así, creo que me ha picado el bicho. Y cuando digo radio, no hablo sólo de la radio-mueble o la radio-transistor, claro. Hablo de universo sonoro. Hablo de escribir un texto que ha de ser exclusivamente dedicado a la escucha (nada que ver con la lectura), y también de la fascinación de escribir incorporando desde la nada cualquier efecto: efecto que el oyente no tendrá que imaginar, sino que efectivamente lo escuchará. Y hablo de poderlo hacer sin limitación (casi) de presupuesto, de localización, de horarios…  Poco a poco voy aprendiendo y me voy atreviendo. Lo he probado y me gusta.

Altarcillo:

Genio Welles, sí claro (http://www.kane3.es/radio/el-microfono-y-la-camara-orson-welles-y-la-radio.php)

http://www.corbisimages.com/Enlargement/BE003721.html (de aquí procede la fotografía)

El podcast // Capítulo 8 Pop-pins radio-teatro

(La entrada a todos los capítulos está ahí a la derecha, bajo iVoox —–>

Aunque no tenga que ver con el podcast (pero, acaso sí un poco):

 Leyendo la entrevista que realizó Nuria Azancot a Juan Marsé para El Cultural, pienso a tresbolillo que resulta curioso que achaquemos (con razón) una buena parte de nuestros males al enconamiento y entocinamiento de las cuestiones identitarias -tribales, se entiende-, y raramente pensemos en que lo mismo sucede respecto a nuestra propia identidad.

Creo que prefiero la libertad y posibilidad de ser muchos otros (y éso sí que tiene que ver con el podcast y con Pop-pins)

Pop-pins radio: capítulo 8

Hoy mismamente

a las 10,15 de la mañana y

a las 22.45 de la noche, en TEA FM

el capítulo 8 de las pildorillas Pop-pins (presentación radio-teatro): 98.9 FM Zaragoza

TDT en tod-o Aragón

en el mundo universal, Internet (http://teafm.net)

y esta medianoche el podcast estará ya en este blog pop-pinseriano:

todo va a empezar a desencadenarse…..

ya:

Esta noche, capítulo 7 de Pop-pins radio-teatro

Justo antes de Navidades la gente del taller de radio creativa de TEA FM dejo grabados los capítulos 7 y 8 de la Pop-pins radiofónica. Producción ha hecho el resto y esta noche, a la hora habitual de los martes (22,15) se emite el capítulo 7 (98.9 de la FM en Zaragoza y a través de internet para el resto del universo: http://www.teafm.net).

Creo que no hemos hablado todavía de la razón por la que nos hemos aventurado (la magnífica gente de TEA FM y yo misma) a incluir este radio-teatro en el conjunto del proyecto Pop-pins, como a veces -un poco en tono de humor- le llamamos a lo que sea que resulte finalmente todo ésto. Así que dejo para el próximo post algunas notas que quería contar referidas al episodio del “Quiero ser un bote de Colón” de la novela, y simplemente os cuento que en realidad yo creo que la Pop-pins radiofónica tiene mucho que ver con mi fascinación desde siempre primero por el teatro y luego además por la radio.

Creí, cuando pensé en proponerle el asunto a Chusé Fernández, que esos pequeños guiones me darían la posibilidad de manifestar el lado  más lúdico y enloquecido de Pop-pins, si queréis incluso más ingenuo, más espontáneo. Y así está siendo. No se trata en las píldoras Pop-pins de repetir textos de la novela, ni de seguir la misma trama ni argumento. Aunque sí sucede de tal manera en algunas cosas: personajes, metáfora del viaje, ideas y presupuestos de trabajo.. Realmente las píldoras buscan , mediante situaciones fáciles y diálogos de proximidad  (casi de enredo de comedia), explicar un poco las preocupaciones y líos de cabeza que me han llevado a la escritura de Pop-pins y a plantear esa escritura tal y como se está verificando (sin argumento explícito, con un plan continuamente modificado, etc). Temas como los presupuestos científicos de la física cuántica (y su repercusión en nuestra concepción del mundo), la comunicación multimedia, la incertidumbre, la situación del autor frente al público, etc… se han ido mezclando con la idea genésica de la novela: quería pintar un cuadro (abstracto) de lo que me parece que le ha sucedido a mi generación en este país (España, digo):   una generación desarbolada, desaprovechada en general, abocada a ir transitando de transformación en transformación, siempre entre dos costas, sin capitanes.

De todas formas, pienso que ésto que acabo de contar, si bien es cierto, sólo se está cumpliendo a medias. Y no me importa. Pienso, si me detengo un poco mejor en recorrer lo que ha ido sucediendo en los guiones de la Pop-pins radiofónica, que esos guiones han crecido en verdad, como tópicamente se suele decir, por su cuenta. Pero es así: les dejo ir un poco por donde ellos marcan. Escribo escuchando a los personajes: así sucede. Reproduzco lo que quieren decir. En la novela mando yo (creo); en la radio, mandan ellos (estoy segura).

La radio, el radio-teatro, me permite usar el lenguaje de una forma completamente distinta a la novela. Me permite introducir elementos no escritos en el discurso: eso me gusta mucho, porque refuerza mi tendencia plástica a la hora de escribir. No sólo se mezclan géneros (digamos): se mezclan también materiales. Es estupendo.

 

Quiero ser un bote de colón

 

2. <Nota previa (27-12-10, 00.30): Hay que corregir algo la redacción y mañana haré las pertinentes inclusiones en el grupo de facebook. Pero de momento, dejo el  texto sin corregir en este post. Es que tengo un poco de sueño y quiero leer un rato antes de dormir, que ando un tanto enganchada a Sukkwan Island >

 

3.  //(27-12-10, 23.10) hago algunas pequeñas correcciones ya a las 11 de la noche del lunes, 27 de diciembre. Me he pasado el día en el trastero de casa: lo cual no es ajeno a Pop-pins, al menos bastante menos ajeno de lo que pudiera parecer. Me voy dando cuenta de que vida cotidiana y decisiones literarias (dicho así para que nos entendamos, pues no me creo en exceso estas diferenciaciones) tienden a involucrarse, no trascurren desconociéndose. Así que me he pasado el día literalmente en el trastero: ordenando, desechando y tirando, reordenando, limpiando. El trastero es ahora una saludable mezcla de memoria escogida y presente marginal. Me he cansado mucho (por lo cual ya no sé si podré trabajar ahora); pero me he sentido bien poniendo las cosas en su sitio. A continuación vincularé este post al grupo Pop-pins de Facebook)//

 

1.  (27-12-10, 23.45) Alguna vez, al principio de este lento y tortuoso “make on” de Pop-pins, creo que ya comenté que la idea nuclear del relato comenzó a fraguarse hace ya tiempo. Esta es la tercera redacción que afronto. Ninguna de las dos anteriores pasó de unas cuantas páginas; la segunda llego a algo más de treinta y la primera ni eso. El motor emocional e intelectual (digamos) de la historia que justifica Pop-pins creo que ha cambiado poco, sobre todo en relación a todo cuanto se ha ido transformándo la manera de contar . Ha ido cambiando de la misma manera que pienso que yo he ido transgrediendo mi propio lenguaje.

Nada extraño en lo que digo. Nada inusual. Pero un “make on” sirve para contar tanto cosas extraordinarias como aquellas otras más intranscedentes en apariencia, y sin embargo tan determinantes. Mi propio cambio me ha sometido a grandes inseguridades, lógicamente. En este último periodo he tenido la sensación de que no sabría salir adelante. Sobre todo porque pensaba que estaba abandonando radicalmente mis impulsos iniciales a la hora de plantearme la historia que hay en Pop-pins: la historia de Helia Alvárez, actriz, y su familia. Pensaba que en la escritura actual me había alejado mucho de ese hilo conductor, que había derivado hacia otro tipo de preocupaciones más teóricas. Y me sentía mal. En contradicción. No quiero eliminar estas últimas y actuales preocupaciones (muy en relación con las contemporáneas circunstancias de crisis general, también con mi necesidad de ampliar mis conocimientos en algunas zonas de la ciencia y la tecnología); pero tampoco deseo olvidar mis referencias primeras. Y en esas referencias es donde sobrevive y respira el origen de Pop-pins. Han llegado hasta aquí con Pop-pins.

Ahora estoy más contenta. Quería retomar el ritmo de trabajo afrontando algunos capítulos en los que la novela se sitúa en determinados momentos históricos. Eso después de tener escritos otros en los que, como digo, hay bastante de cuestión teórica sobre la propia Pop-pins y también mucho discurso sobre los temas que he comentado en general (Google, la tecnología de la información, algunos pensamientos sobre el tiempo – bueno, son cosas que al releer lo escrito me parece percibir). Decidí coger el  toro por los cuernos y reabrí las anteriores versiones inconclusas. Y estoy más contenta porque no todo ha resultado ser inservible. Hay algunas páginas que puedo realmente incorporar, haciendo todos los ajustes estilísticos precisos. Y eso me pone contenta, no porque me evite una parte de redacción ex nihilo (que también), sino, sobre todo, porque me enseña que no me había perdido tanto como creía. Uno de esos capítulos me parece que se quedará con este título: “Quiero ser un bote de colón” (como la canción, sí) y lo acabo de adaptar. En el próximo post os cuento algunas cosas acerca de él.

 

 

 

 Esta es la imagen del bote de Colón en la época de la canción. Época a la que más o menos se refiere el capítulo.

 

 

 

 

Por cierto, que estos días de Navidad TEA FM  ha estado reemitiendo los capítulos de Pop-pins radio emitidos hasta ahora. Los han radiado en plan seguido. Y la semana pasada grabaron los dos siguientes. Os diré cuando se emiten. Dejo aquí el enlace a la pestaña de iVoox donde se pueden escuchar ordenados cronológicamente las pop-pins de radio; por si alguien quiere y le apetece reproducir la experiencia que ha propuesta TEA FM.

 

http://www.ivoox.com/audios-pop-pins_sa_f24684_1.html

 

 

 

Viaje o tiempo

Un viaje en el tiempo. Curioso.

Eso decía Ybris -grande, Ybris, siempre atento- en el comentario a la última píldora pop-piniana radiofónica.

Yo no sé si es curioso el hecho de que en su deriva radiofónica Pop-pins haya terminado por configurarse como un experimento literario que usa el viaje en el tiempo para encontrar sus argumentos; los argumentos que le permitan a Helia Alvárez trabar un mínimo sentido a su reto narrativo (un reto en el que se ha metido de una forma un tanto irresponsable, quizás). Reconozco que eso yo no lo tenía demasiado previsto (lo del viaje en el tiempo, digo). A pesar de que la novela esté pensada sobre una excusa narrativa que tiene algo que ver con viajar por el tiempo (no tanto en el tiempo), como es la hypnopompia. Pero, seguramente porque la radio predispone a ir “un poco más allá”, ha sucedido que la situación primordial en los guiones para TEA FM es un auténtico viaje en el tiempo de Helia y Mary Pop-pins en persona.

Tampoco tenía prevista la aparición tan sustancial del personaje Mary Pop-pins. A pesar del títrulo de la novela. Pop-pins en la novela es más bien una especie de metáfora, algo que funciona como referente general, porque todos conocemos la historia, las características del personaje, sus habilidades y poderes, etc, etc. Pero de nuevo, he de decir, en los guiones Mary Pop-pins pidió su sitio: dejo de ser representación para ser presentación, para ser una vez más personaje conductor, igual de sabionda ella que siempre la hemos conocido, aunque algo más indecisa, despistada, irreverente e incluso un puntito liante.

Tengo claro que este asunto de viajar en el tiempo (como a muchos) me ha fascinado desde siempre. En Luisamiñana.blog ya he mencionado mi afición a la serie de televisión sesentera “El túnel del tiempo”. Y siempre me ha  mosqueado mucho el hecho de que tuviera que dejar de verla justamente en un episodio que iba de un viaje al futuro, con seres extraterrestres incluidos. Viajar al futuro no era en la serie tan habitual como viajar al pasado. Yo deje de ver ese episodio debido a mi  traslado desde Barcelona a Zaragoza. Y me mosqueé porque yo ya entendía que ese traslado era un viaje al futuro, dicho de alguna manera. Las casualidades son fascinantes: porque son casualidades que uno entiende en cuanto se formulan debido a nuestra capacidad de relacionar cosas y sus sentidos. En el fondo ese es el ejercicio que quiero hacer en Pop-pins, si la puñetera vida me deja. Y si no me deja, no será por culpa suya, sino mía, que no sé concebir algo más importante que la vida día a día.

Para quienes no visitéis Luisamiñana.blog y no conozcáis o recordéis la serie “El túnel del tiempo”, dejo por aquí un youtube y un enlace, mientras yo me pongo ahorita mismo con la píldora 8 del radio-teatro, que se la debo a Chusé Fernández, el gran hombre de la radio con imaginación:

 

http://es.wikipedia.org/wiki/El_T%C3%BAnel_del_Tiempo

Aunque lo realmente fascinante son las posibilidades tanto reales como metafóricas de las hipótesis científicas que sustentan el modo en que ese viaje en el tiempo podría llegar a realizarse. Tendré que conformarme con las metafóricas, lo sé. Lástima.

 http://ver-documentales.net/ciencia-al-desnudo-la-maquina-del-tiempo/

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: