Buscar

Proyecto Pop-Pins

Etiqueta

Tea FM

Esta noche, capítulo 7 de Pop-pins radio-teatro

Justo antes de Navidades la gente del taller de radio creativa de TEA FM dejo grabados los capítulos 7 y 8 de la Pop-pins radiofónica. Producción ha hecho el resto y esta noche, a la hora habitual de los martes (22,15) se emite el capítulo 7 (98.9 de la FM en Zaragoza y a través de internet para el resto del universo: http://www.teafm.net).

Creo que no hemos hablado todavía de la razón por la que nos hemos aventurado (la magnífica gente de TEA FM y yo misma) a incluir este radio-teatro en el conjunto del proyecto Pop-pins, como a veces -un poco en tono de humor- le llamamos a lo que sea que resulte finalmente todo ésto. Así que dejo para el próximo post algunas notas que quería contar referidas al episodio del “Quiero ser un bote de Colón” de la novela, y simplemente os cuento que en realidad yo creo que la Pop-pins radiofónica tiene mucho que ver con mi fascinación desde siempre primero por el teatro y luego además por la radio.

Creí, cuando pensé en proponerle el asunto a Chusé Fernández, que esos pequeños guiones me darían la posibilidad de manifestar el lado  más lúdico y enloquecido de Pop-pins, si queréis incluso más ingenuo, más espontáneo. Y así está siendo. No se trata en las píldoras Pop-pins de repetir textos de la novela, ni de seguir la misma trama ni argumento. Aunque sí sucede de tal manera en algunas cosas: personajes, metáfora del viaje, ideas y presupuestos de trabajo.. Realmente las píldoras buscan , mediante situaciones fáciles y diálogos de proximidad  (casi de enredo de comedia), explicar un poco las preocupaciones y líos de cabeza que me han llevado a la escritura de Pop-pins y a plantear esa escritura tal y como se está verificando (sin argumento explícito, con un plan continuamente modificado, etc). Temas como los presupuestos científicos de la física cuántica (y su repercusión en nuestra concepción del mundo), la comunicación multimedia, la incertidumbre, la situación del autor frente al público, etc… se han ido mezclando con la idea genésica de la novela: quería pintar un cuadro (abstracto) de lo que me parece que le ha sucedido a mi generación en este país (España, digo):   una generación desarbolada, desaprovechada en general, abocada a ir transitando de transformación en transformación, siempre entre dos costas, sin capitanes.

De todas formas, pienso que ésto que acabo de contar, si bien es cierto, sólo se está cumpliendo a medias. Y no me importa. Pienso, si me detengo un poco mejor en recorrer lo que ha ido sucediendo en los guiones de la Pop-pins radiofónica, que esos guiones han crecido en verdad, como tópicamente se suele decir, por su cuenta. Pero es así: les dejo ir un poco por donde ellos marcan. Escribo escuchando a los personajes: así sucede. Reproduzco lo que quieren decir. En la novela mando yo (creo); en la radio, mandan ellos (estoy segura).

La radio, el radio-teatro, me permite usar el lenguaje de una forma completamente distinta a la novela. Me permite introducir elementos no escritos en el discurso: eso me gusta mucho, porque refuerza mi tendencia plástica a la hora de escribir. No sólo se mezclan géneros (digamos): se mezclan también materiales. Es estupendo.

 

Anuncios

Quiero ser un bote de colón

 

2. <Nota previa (27-12-10, 00.30): Hay que corregir algo la redacción y mañana haré las pertinentes inclusiones en el grupo de facebook. Pero de momento, dejo el  texto sin corregir en este post. Es que tengo un poco de sueño y quiero leer un rato antes de dormir, que ando un tanto enganchada a Sukkwan Island >

 

3.  //(27-12-10, 23.10) hago algunas pequeñas correcciones ya a las 11 de la noche del lunes, 27 de diciembre. Me he pasado el día en el trastero de casa: lo cual no es ajeno a Pop-pins, al menos bastante menos ajeno de lo que pudiera parecer. Me voy dando cuenta de que vida cotidiana y decisiones literarias (dicho así para que nos entendamos, pues no me creo en exceso estas diferenciaciones) tienden a involucrarse, no trascurren desconociéndose. Así que me he pasado el día literalmente en el trastero: ordenando, desechando y tirando, reordenando, limpiando. El trastero es ahora una saludable mezcla de memoria escogida y presente marginal. Me he cansado mucho (por lo cual ya no sé si podré trabajar ahora); pero me he sentido bien poniendo las cosas en su sitio. A continuación vincularé este post al grupo Pop-pins de Facebook)//

 

1.  (27-12-10, 23.45) Alguna vez, al principio de este lento y tortuoso “make on” de Pop-pins, creo que ya comenté que la idea nuclear del relato comenzó a fraguarse hace ya tiempo. Esta es la tercera redacción que afronto. Ninguna de las dos anteriores pasó de unas cuantas páginas; la segunda llego a algo más de treinta y la primera ni eso. El motor emocional e intelectual (digamos) de la historia que justifica Pop-pins creo que ha cambiado poco, sobre todo en relación a todo cuanto se ha ido transformándo la manera de contar . Ha ido cambiando de la misma manera que pienso que yo he ido transgrediendo mi propio lenguaje.

Nada extraño en lo que digo. Nada inusual. Pero un “make on” sirve para contar tanto cosas extraordinarias como aquellas otras más intranscedentes en apariencia, y sin embargo tan determinantes. Mi propio cambio me ha sometido a grandes inseguridades, lógicamente. En este último periodo he tenido la sensación de que no sabría salir adelante. Sobre todo porque pensaba que estaba abandonando radicalmente mis impulsos iniciales a la hora de plantearme la historia que hay en Pop-pins: la historia de Helia Alvárez, actriz, y su familia. Pensaba que en la escritura actual me había alejado mucho de ese hilo conductor, que había derivado hacia otro tipo de preocupaciones más teóricas. Y me sentía mal. En contradicción. No quiero eliminar estas últimas y actuales preocupaciones (muy en relación con las contemporáneas circunstancias de crisis general, también con mi necesidad de ampliar mis conocimientos en algunas zonas de la ciencia y la tecnología); pero tampoco deseo olvidar mis referencias primeras. Y en esas referencias es donde sobrevive y respira el origen de Pop-pins. Han llegado hasta aquí con Pop-pins.

Ahora estoy más contenta. Quería retomar el ritmo de trabajo afrontando algunos capítulos en los que la novela se sitúa en determinados momentos históricos. Eso después de tener escritos otros en los que, como digo, hay bastante de cuestión teórica sobre la propia Pop-pins y también mucho discurso sobre los temas que he comentado en general (Google, la tecnología de la información, algunos pensamientos sobre el tiempo – bueno, son cosas que al releer lo escrito me parece percibir). Decidí coger el  toro por los cuernos y reabrí las anteriores versiones inconclusas. Y estoy más contenta porque no todo ha resultado ser inservible. Hay algunas páginas que puedo realmente incorporar, haciendo todos los ajustes estilísticos precisos. Y eso me pone contenta, no porque me evite una parte de redacción ex nihilo (que también), sino, sobre todo, porque me enseña que no me había perdido tanto como creía. Uno de esos capítulos me parece que se quedará con este título: “Quiero ser un bote de colón” (como la canción, sí) y lo acabo de adaptar. En el próximo post os cuento algunas cosas acerca de él.

 

 

 

 Esta es la imagen del bote de Colón en la época de la canción. Época a la que más o menos se refiere el capítulo.

 

 

 

 

Por cierto, que estos días de Navidad TEA FM  ha estado reemitiendo los capítulos de Pop-pins radio emitidos hasta ahora. Los han radiado en plan seguido. Y la semana pasada grabaron los dos siguientes. Os diré cuando se emiten. Dejo aquí el enlace a la pestaña de iVoox donde se pueden escuchar ordenados cronológicamente las pop-pins de radio; por si alguien quiere y le apetece reproducir la experiencia que ha propuesta TEA FM.

 

http://www.ivoox.com/audios-pop-pins_sa_f24684_1.html

 

 

 

Viaje o tiempo

Un viaje en el tiempo. Curioso.

Eso decía Ybris -grande, Ybris, siempre atento- en el comentario a la última píldora pop-piniana radiofónica.

Yo no sé si es curioso el hecho de que en su deriva radiofónica Pop-pins haya terminado por configurarse como un experimento literario que usa el viaje en el tiempo para encontrar sus argumentos; los argumentos que le permitan a Helia Alvárez trabar un mínimo sentido a su reto narrativo (un reto en el que se ha metido de una forma un tanto irresponsable, quizás). Reconozco que eso yo no lo tenía demasiado previsto (lo del viaje en el tiempo, digo). A pesar de que la novela esté pensada sobre una excusa narrativa que tiene algo que ver con viajar por el tiempo (no tanto en el tiempo), como es la hypnopompia. Pero, seguramente porque la radio predispone a ir “un poco más allá”, ha sucedido que la situación primordial en los guiones para TEA FM es un auténtico viaje en el tiempo de Helia y Mary Pop-pins en persona.

Tampoco tenía prevista la aparición tan sustancial del personaje Mary Pop-pins. A pesar del títrulo de la novela. Pop-pins en la novela es más bien una especie de metáfora, algo que funciona como referente general, porque todos conocemos la historia, las características del personaje, sus habilidades y poderes, etc, etc. Pero de nuevo, he de decir, en los guiones Mary Pop-pins pidió su sitio: dejo de ser representación para ser presentación, para ser una vez más personaje conductor, igual de sabionda ella que siempre la hemos conocido, aunque algo más indecisa, despistada, irreverente e incluso un puntito liante.

Tengo claro que este asunto de viajar en el tiempo (como a muchos) me ha fascinado desde siempre. En Luisamiñana.blog ya he mencionado mi afición a la serie de televisión sesentera “El túnel del tiempo”. Y siempre me ha  mosqueado mucho el hecho de que tuviera que dejar de verla justamente en un episodio que iba de un viaje al futuro, con seres extraterrestres incluidos. Viajar al futuro no era en la serie tan habitual como viajar al pasado. Yo deje de ver ese episodio debido a mi  traslado desde Barcelona a Zaragoza. Y me mosqueé porque yo ya entendía que ese traslado era un viaje al futuro, dicho de alguna manera. Las casualidades son fascinantes: porque son casualidades que uno entiende en cuanto se formulan debido a nuestra capacidad de relacionar cosas y sus sentidos. En el fondo ese es el ejercicio que quiero hacer en Pop-pins, si la puñetera vida me deja. Y si no me deja, no será por culpa suya, sino mía, que no sé concebir algo más importante que la vida día a día.

Para quienes no visitéis Luisamiñana.blog y no conozcáis o recordéis la serie “El túnel del tiempo”, dejo por aquí un youtube y un enlace, mientras yo me pongo ahorita mismo con la píldora 8 del radio-teatro, que se la debo a Chusé Fernández, el gran hombre de la radio con imaginación:

 

http://es.wikipedia.org/wiki/El_T%C3%BAnel_del_Tiempo

Aunque lo realmente fascinante son las posibilidades tanto reales como metafóricas de las hipótesis científicas que sustentan el modo en que ese viaje en el tiempo podría llegar a realizarse. Tendré que conformarme con las metafóricas, lo sé. Lástima.

 http://ver-documentales.net/ciencia-al-desnudo-la-maquina-del-tiempo/

Píldoras Pop-pins, radio teatro en TEA FM, capítulo 6

 

Nada igual había ocurrido desde la “guerra de los mundos”… 🙂

Bueno, perdonad la exageración / pero

hay que animarse…

Vamos volviendo

Ya lo he dicho en mi página personal (Luisamiñana.blog —->http//luisamr.blogspot.com), he dicho que

la realidad absorbe una buena parte de mi atención en estos tiempos (mucha de mi atención, más de lo que ya casi siempre lo hace) /7

 

que te toque vivir una época como ésta no deja de ser un privilegio (si no fuera porque podemos acabar en la ruina caracolera todos -ruina moral incluida), puesto que no todas las generaciones tienen la posibilidad de protagonizar y asistir a cambios tan decisivos para la civilización como estos que se ha iniciado en las últimas décadas—

 

están ocurriendo muchas cosas.

Los historiadores saben que cuando concurren muchos procesos de diferente signo en un mismo momento (incluido este invento -pero menos- de Wikileaks- , algo gordo sucede /7

y

etc, etc

puesto que no voy ahora y aquí a intentar ningún análisis (no soy capaz)

 

digo que la realidad me distrae: siento obligación personal y ciudadana de esa distracción; y también me distrae de Pop-pins y de otras literaturidades mis asuntos más próximos (que ya he traído a colación -como se bien dice- en otros momentos), aunque sobre todo distrae mi tiempo (en el sentido de distraer latrociniamente)/7

y

sin embargo,

Pop-pins existe, es, tiene voluntad de ser (e incluso es muy posible que esta realidad acuciante la alimente y la vitaminice y ponga en su hematograma una cierta cantidad de bilirrubina -la precisa.

 

Vamos volviendo.

 

Mañana:  radio: teatro (TEA FM: sexto capítulo, del Dandy Warhol al pasado zgzano via teleVeo)

 

Volviendo estamos.

 

Salud, amigos.

 

 

 

 

 

 

 

Vuelvo en 5 minutos

Tengo claro que la construcción de Pop-pins se va a prolongar más de lo que creía.

Tampoco estoy sorprendida. Sé mejor que nadie cómo es la trama de mis circunstancias vitales (& profesionales, digamos que), y a menudo me resulta complicado conciliarlas entre sí.   Con el trabajo extra (o sea, el relacionado con la literatura y tal, que no por no remunerado en general, dejo de considerar igual de profesional), ya ni cuento. Esta diatriba vital constante no es exclusiva de las mujeres, claro, pero sí más frecuente entre nosotras

 (no haré aquí y ahora discurso sociológico, a pesar de que el esbozado sea tema bastante neurálgico en cuanto a los desajustes emocionales tanto  individuales como colectivos /y en este caso estructuralmente sociales: los desajustes, digo.

Eso  por un lado (muy importante, engorroso a menudo, y determinante casi siempre).

Por otro, Pop-pins va a prolongarse porque así lo necesita el proyecto.

Y es lo que quiero ahora explicar (que de lo otro -lo del estrés-  ya me he quejado en variadas ocasiones y es tan reiterativo el  asunto, que amén de fastidiarla a una misma, seguro que cansa a todos los demás). Aunque también y sin embargo  quiero indicar sin más que estas autodesavenencias las suelo convertir en laboratorio propio donde practicar csi sobre algunas de las actitudes que invariablemente se transmiten de generación en generación bajo diversas formas / -soy así….-:)

y no hablo de actitudes en superficie, sino de casi formas de civilización. La investigación de estas actitudes  son uno de los hilos conductores de Pop-pins.  (Bueno, ahora no toca hablar de los hilos que conducen POp-pins).

A lo que quería especialmente referirme es a que todo proceso de escritura lo es de aprendizaje.

Si sólo  fuera la escritura una excusa para ordenar y exponer lo aprendido, poca chicha tendría el asunto: más bien sería aburrido (digo yo). Pero no es así. Es un tópico insistir en que la escritura es un camino desconocido hacia lo más aún desconocido.

Acaso no tanto,

 mas -sin lugar a dudas- conlleva reconsideraciones, descubrimientos, reordenaciones, vueltas hacia atrás, desvíos, incorporaciones, eliminaciones, elecciones… muchos guiones, apartados, líneas de enlace, redireccionamiento, garabatos, anotaciones por los márgenes.

En estos momentos Pop-pins y yo estamos en un momento de replanteamiento del trabajo. Ha afectado incluso a la escritura de los guiones de radio que debo a TEA FM, porque he de asegurarme de que éstos, a pesar de su independencia evidente, confluyan con cierta coherencia en el conjunto de Pop-pins como proyecto.

Cuando empecé, hace ya tiempo, a pensar en el tema que constituye el argumento de Pop-pins, lo hice contando con una fórmula bastante discursiva de narración, y además sin subtemas, sólo me preocupaba un tema.  Ese tema principal es simple y tópico: en realidad es la historia de una familia, mediatizada por la forma en qué los acontecimientos del siglo 20 han contribuido a esa historia. Es un tema recurrente. No hay que temer a los tópicos: hay muchos, vivimos dentro de ellos. Luego, depende del prisma.

Bien.

REcabé bibliografía. Hice extractos, fichas. SEguí leyendo. Y leí muchas más libros que libros de historia. Y ocurrieron cosas en la vida digital que me llevaron a otros planteamientos y a otras indagaciones.

 Bien, hace ya mucho tiempo que entendí que Pop-pins (que entonces no se llamaba así) tendría otra forma que la originalmente intuida. Así que me paré.

A principios de año, creí que la adecuación (fondo/forma, para entendernos) de todos los elementos estaba configurada y que podía acometer la escritura con solvencia. Entonces, entró a saco la vida en varias ocasiones como una marea y fue desbaratando mis propósitos, mis fuerzas, mi concentración… No mi intención.

Y al empezar a redactar en serio, vuelvo a ralentizarme: porque me he dado cuenta de que  todavía no están los contenidos bien insertados en la forma. Así que debo hacer una revisión de la selección realizada de tales contenidos, y seguramente del modo semiautomático (no surrealista) de trabajo (que era el elegido). Como decía ayer en Escribit, ante una propuesta de Félix González: ni el contenido está al servicio de la técnica, ni viceversa;

método y temas deben tener carácteres compatibles (aunque a veces se requiera un poco de contorsión).

En cuanto terminemos Escribit (estamos en ello esta semana) dedico a ello los días (no completos, claro, ya querría contar con cuatro o cinco horas por lo menos…, que no las tendré, claro) siguientes.

Disculpad “la chapa”.

 

 

Capítulo 5

 

Capítulo 5 del radio-teatro en píldoras Pop-pins (TEA FM taller creativo de radio)

¡Esta noche, nueva píldora del radio-teatro Pop-pins!

 

Quiero anunciar que esta noche se emite el capítulo 5 del radio-teatro Pop-pins, también llamado Píldoras radiofónicas Pop-pins. Lo podremos escuchar a las 22.15 por el 98.9 de FM en ZGza, el punto de dial desde el que TEA FM Radio emite para el universo universal (reemisiones a la misma hora, los días 26 de octubre y 2 de noviembre). Pero si no estáis en ZgZa, igualmente podéis hacer vuestra ingesta de Píldoras Pop-pins on-line: http://www.teafm.net/1.html. Y si lo que preferís son píldoras en podcasts, pues igualmente luego ya hacia las 00.00 horas estará ya colgado el correspondiente a este capítulo 5: lo colgaremos en iVoox y lo enlazaremos aquí mismamente.

Os recuerdo que en el capítulo anterior (o sea, 4) dejamos a Helia y a Mary Pop-pins intentando abandonar Londres-1936 para volver a ZgzA. Mary Pop-pins anda poco afinada y puede suceder cualquier cosa. Y no es broma.

Además quería insistir (algo comenté varios posts más atrás) lo absolutamente fascinante que me resulta el mundo radiofónico. Desde la escritura de guiones hasta la comprobación del programa en su formato final. Lo bueno a la hora de escribir un guión (modestamente lo afronto, oigánme, que soy recién llegada y ando aprendiendo) de radio-teatro es que  puedes hacerlo todo; es decir, cualquier cosa es posible: igual que en la literatura escrita, claro. La diferencia es que (yo al menos) pienso como si lo que tuviera que construir fueran una especie de ecogramas que se superponen y entrecruzan. Seguramente a la gente familiarizada con las técnicas radiofónicas todo ésto que cuente les suene incluso ingenuo. Pero, repito, para una neofita como yo es un disfrute.

Luego, los actores. A la segunda sesión de grabación no pude asistir. Sí lo hice a la primera y desde luego procuraré hacerlo a la próxima, que ya no se demorará. Cada uno de nosotros contiene universos en su interior. La transformación actoral siempre me ha fascinado. La transformación por la voz es sencillamente una alucinación.

El trasto de los controles: un viaje espacial. Magia. El mago: Ch.Fernández Cotenax, empeñado en esta aventura de TEA FM como un sinfronteras.

Estoy escribiendo los dos siguientes capítulos pildoreros, que espero entregar a final de la semana: y en la radio habrá televisión, aviones, manifestaciones…

La fuerza de la oralidad es insoslayable. El sonido es mántricamente creativo. ¡Dénme un estudio de radio y dejará de dolerme la cabeza!

 

Píldoras Pop-pins, radio-teatro: capítulo 4

 

Otra vez vuelta a Piccadilly Circus… Helia lleva su propio ritmo. Y encima me llama “tipa” (ésto no va a ser fácil…) —

Ella va más rápido que yo. Pero no puede salir bien si el personaje va más rápido que yo.
Esta vez me he demorado escribiendo un artículo (casi) sobre la cibercepción y la dimensión literaria / un artículo para la revista Imán (Asociación Aragonesa de Escritores);
un artículo para una revista Imán que no va a poder ser en dimensión físico-mecánica porque no es este tiempo de pingÜes subvenciones; es tiempo triste, aunque no lo parezca. Barroco (ésto lo explico, lo de barroco en http://luisamr.blogspot.com, un poco lo explico). Pero termino el artículo y ya veremos. Imán también, digital acaso (más barata y mucho más larga su sombra será).

Estoy cansada.

buenas noches.

 

 

   Piccadilly C. 1936

  Piccadilly 2009 /Mcroller

Helia: buenas noches, tipa querida.

p.d. Mi agradecimiento, de nuevo, a los compañeros de TEA FM.

La concentración no es para el verano

Por fin he encontrado la concentración suficiente como para escribir dos días seguidos. Voy encontrando el tono.

Esto podría haber sido el comienzo anacrónico de un mal guión de cine. Pero resulta que es la verdad. Es lo que sucede normalmente; lo que me sucede normalmente. No preciso únicamente las ideas; la seguridad de haber encontrado la forma adecuada; preciso la disposición y la actitud. No me sirve trabajar por trabajar. No es la receta que me da resultado. La fórmula que me hace sentirme bien trabajando es la que me deja estar enteramente volcada en el no lugar de la escritura. Es instintivo. Sé corporalmente cuándo voy a poder  escribir y cuándo será inútil empeñarse.

Pero una cosa. La búsqueda y provocación interna de la actitud  productiva -digamos- también es trabajo.

Estos dos días los he empleado sobre todo en terminar los dos próximos mini-guiones de las Píldoras… un repaso y espero que mañana estén en manos de Chusé Fernández para que las bien las administre en el Taller Creativo de Radio. También le falta ya poco al capítulo de Piccadilly Circus. Helia está a punto de meterse en un buen lío personal. Pero ella es así: arremangada. Aunque en el fondo creo que preferiría quedarse en Londres, me temo que la voy a jorobar: ni siquiera en una novela la gente hace lo que le gustaría. Es una estupidez, pensándolo bien.

En la próxima novela eso no sucederá. Yo me encargo. Pero en ésta es ya irremediable: está en la naturaleza de la propia historia que cuenta Pop-pins.

En los próximos días, Pop-pins va a tener que convivir con un artículo que le debo a Ricardo Vázquez Prada para la revista Imán (de la Asociación Aragonesa de Escritores). Un artículo para la sección de Nuevas Tecnologías y Literatura de la revista. Un artículo que va a hablar de la cibercepción y la literatura. Y éso me hace pensar mucho en las formas que quizás vaya a ir adoptando la literatura (o como pueda llegar a llamarse) en el futuro. Aunque, tranquilos:) Pop-pins, a mi modo de ver, está saliendo bastante ortodoxa y llevadera:):):)

 

No me canso de agradecer vuestro apoyo.

 See you.

 

 

 

 

 

Píldoras radiofónicas Pop-pins, cap. 3

Helia dejó este capítulo grabado antes de irse a Londres. Chusé Fernández me ha comentado que desde allí algo ha mandado para las próximas entregas: aún no sé de qué se trata. Ya veremos.

Mientras tanto, ya sabéis que las Píldoras radiofónicas se emiten por el 98.9 de TEA FM, también on line en http://www.digitea.com (martes, 22.15), y los podcasts los encontráis en el Canal Pop-pins de iVoox.

Importantes cambios

Por fin, ha llegado hace un rato el correo de Helia. Claro que estoy perpleja. Incluso un tanto asustada. Pero no es la primera vez que ésto ocurre. Me tranquilizo argumentando que Helia es un personaje de novela hypnopómpico, lo cual ya implica alguna que otra peculiaridad en su naturaleza literaria o híbrida, no sé. La verdad es que cuando lanzé mi petición de que se pusiera en contacto conmigo, lo hice con cierta incredulidad. Pero si había abierto una cuenta en Twitter y había twiteado ya, significaba que ella había adquirido, posiblemente a través mío, toda una serie de conocimientos y habilidades propias de la “vida  real”. Así parece. Después de leer el correo que me ha escrito y que ahora paso a copiar debajo, diría que le tengo envidia: no en cuanto a su vida (que acaso yo conozca mejor que ella), sino porque me recuerda a la protagonista de la serie Embrujada (cuyos poderes siempre quisé para mi: y disculpas pido por esta frivolidad angustiosa).

Transcribo el correo e Helia:

 

From: heliaalvarez@gmail.com
To: lminana@hotmail.com
Subject:
Date: Fri, 13 Aug 2010 16:54:52 +0200

 
Querida Luisa,
 
atiendo tu requerimiento, como es lógico. En realidad, era inevitable ponerme en contacto contigo de una u otra manera. Dependo de ti. Estoy confusa. Sé que dependo de ti. Pero he probado ya a hacer algunas cosas sin tu conocimiento y me he dado cuenta de que puedo. No entiendo, pues, muy bien mi naturaleza. He decidido adoptar vida propia ante tus indecisiones o, perdona, tus imposibilidades para trazar las historias que necesito para seguir siendo, sea lo que sea: personaje o persona. De repente sentí el impulso de alcanzar cierta independencia por lo menos. Así es posible que pueda ayudarte a escribir o a lo que sea. Soy libre sin ti. Pregunta lo que quieras. Ahora estoy en Londres: eso es una pista para ti, pero en el Londres de hoy, no en el que tú andabas pensando estos días, de hace tanto tiempo. Como bien sabes, Patrick no está bien y yo tenía un poco de miedo por él. Pero el viaje no ha sido difícil: los personajes de novela tenemos nuestros privilegios, como este del autoteletransporte.
 
No te enfades. Al principio fui yo la que se enojó. Se suponía que era yo quien tenía que escribir Pop-pins. Ya habrás visto que en todo caso así es en el mundo paralelo de TEA FM, y por eso me quede muy confundida, cuando percibí que tú estabas haciendo lo mismo en tu cabeza. Tenemos que encontrar una manera de coordinación. Pero me parece que es mejor que yo me independice de ti. Creo que de esta manera tanto tú como yo vamos a estar mejor, y sobre todo vamos a trabajar más. Venga, ánimo, un gran abrazo
 
Helia Alvárez

 

 

Estos días, queridos amigos,  no he escrito nada. Estaba confundida respecto al asunto de Helia. Dado el giro de los acontecimientos, habré de replantearme muchas cosas respecto a la construcción de la novela. Además no me encontraba muy bien. Es posible que al, digamos, hacerse Helia independiente, se halla producido un desajuste en “mis circuitos”. Es posible que no sólo tenga que replantearme el hecho en sí de la novela, sino algunas cosas sobre mí misma … Pero la novela, Pop-pins,   la voy a escribir yo; Helia no puede hacerlo; una no escribe una novela sobre sí misma, en todo caso escribirá otra cosa…

 

 

Píldoras radiofónicas Pop-pins, capítulo 2

 

Emitiremos el minicapítulo 3 de las Píldoras Pop-pins el próximo martes 31 de agosto (TEA FM, 98.9)

Píldoras radiofónicas Pop-pins. Capítulo 1

 

Emitiremos y colgaremos el mini-capítulo 2 el día 10 de agosto.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: